Noticias




Unas pinceladas sobre 2018

|

La Diócesis de Adigrat, la Diócesis de la Iglesia Católica Etíope y el Programa de Desarrollo Social de Wukro han trabajado años apoyando a las personas más vulnerables de esta zona a través de varios programas. El énfasis lo han puesto en las niñas y niños en situación de orfandad.

Desde su puesta en marcha, Jangela Solidaria ha contribuido significativamente a reducir los problemas sociales de este colectivo en la ciudad de Wukro y Kilte-Awlaelo. Gracias al proyecto, un número significativo de niños y niñas reciben apoyo para cubrir sus necesidades básicas y poder así pensar en su futuro. Además, ha sido posible que muchos y muchas de ellas acudan a la escuela, a la que no habrían podido acudir sin este apoyo.

El proyecto da cobertura, asimismo, a un buen número de personas mayores, con discapacidad y otras situaciones de vulnerabilidad, que reciben apoyo para lograr una mejor calidad de vida.

Un total de 550 niños y niñas huérfanas y 184 personas mayores han recibido apoyo del programa durante el último año para cubrir los gastos relacionados con la alimentación, el alquiler de vivienda y pago de facturas. Asimismo, también se les ha dado un soporte económico para la compra de ropa. De las chicas y chicos, 53 están estudiando en diferentes universidades y áreas de estudios. Asimismo, se ha dado apoyo a 47 personas con necesidades de alimentación y 30 afectadas por VIH/sida.

Cuatro trabajadores sociales y ocho madres de acogida atienden a estos colectivos en diferentes aspectos. Realizan visitas diarias a domicilio, a la escuela y proporcionan apoyo psicosocial. Supervisan y resuelven problemas educativos, sanitarios, nutricionales, higiénicos, de vivienda y vestimenta, así como las trabas legales a las que se enfrentan estas personas. Para llevar a cabo sus actividades, a principios de año recibieron una formación de cuatro días en el campo del trabajo social y el desarrollo infantil; lo que también ha repercutido en el bienestar de las personas que participan del proyecto.

A los niños y niñas que aún no saben cocinar sus propios alimentos y que no conviven con ninguna persona adulta se les han asignado asimismo cocineras que preparan sus comidas diarias. En total han sido 13 cocineras, que han prestado sus servicios a 19 niños y niñas y a 13 familias encabezadas por niñas y niños que viven en la ciudad de Wukro.

El proyecto Jangela Solidaria también cubre los gastos relacionados con el tratamiento médico de quienes lo necesitan. Así, durante 2018, se atendieron las necesidades médicas de los niños y niños integrantes del proyecto en 112 ocasiones; 37 en el caso de cuidadores y cuidadoras en situación de orfandad.

Dentro del programa hay casos que sufren algún tipo de enfermedad permanentemente, como niños y niñas seropositivos, con problemas cardíacos, enfermedades mentales o discapacidades físicas. En Jangela Solidaria prestamos especial atención y cuidado a estos casos debido a su alto nivel de vulnerabilidad. Durante 2018, un total de 31 niñas y niños huérfanos y seropositivos recibieron un apoyo adicional por su alto grado de vulnerabilidad.