Noticias




Hacia unos cuidados sostenibles

|

El objetivo general de la actividad es fortalecer y empoderar económicamente a cuidadoras y cuidadores, a las familias extensas y a las familias encabezadas por menores para que el cuidado sea sostenible.

La fortaleza económica es la base para las actividades y servicios que se espera que una niña o un niño reciban de manera integral. Todos los aspectos de su crecimiento y desarrollo, así como sus necesidades físicas, mentales, psicológicas y sociales se supervisan y se siguen de cerca. Las familias necesitan capacidad económica y financiera para cubrir todos los gastos de educación, salud, alimentación, vestido, etc. necesarios para el desarrollo integral de los y las menores. La limitación de la capacidad económica impide que se puedan cubrir adecuadamente sus necesidades básicas: acceso a la educación, la salud, la alimentación, etc.  Además, la capacidad de las familias de cuidar de estas niñas y niños vulnerables implica, ante todo, el reconocimiento y la aceptación de la responsabilidad personal y colectiva por el bienestar y el crecimiento de cada menor.

La estrategia en que el WSDP y sus donantes de fondos están utilizando para atender a este sector de la población tan vulnerable es el apoyo directo, pero esto puede desarrollar una actitud de dependencia y no una atención sostenible. Por ello, WSDP está tratando de cambiar la metodología utilizada actualmente para apoyar a estas niñas y niños, así como a otras personas económicamente vulnerables que viven en las woredas en las que trabaja el programa. Para ello, principalmente las familias que cuidan a los niños y niñas participan en diferentes actividades generadoras de ingresos, fortaleciendo así su situación económica para un cuidado sostenible de las y los menores.

Durante 2018 se han seleccionado, capacitado e involucrado a 31 menores en situación de orfandad y que se ocupan del cuidado de otras niñas y niños para hacerlos participar en diferentes actividades generadoras de ingresos. De 31 iniciales, 28 recibieron también formación empresarial y técnica y participaron en la cría de ovejas y cabras, el engorde de bueyes, la producción avícola, la apicultura y la actividad de mercado.

Quienes se integran en este programa se comprometen a que, después de un año de apoyo y seguimiento de estas actividades generadoras de ingresos por parte del programa de Jangela Solidaria, se darán de baja en el mismo, ya que con estas actividades conseguirán independencia económica suficiente para poder seguir cuidando de los niños y niñas a su cargo.